El despertar de Playa El Agua

julio 6, 2010

Extremo este de Playa El Agua

Por Hilda Luisa Díaz-Perera. 2010, Derechos Reservados.

Playa El Agua aún duerme. La fina y tibia arena provoca tocarla. Uno que otro somnoliento cuidador de restaurante playero, anticipando clientela, barre de la orilla los montones de algas que dejó olvidada la marea en su viaje de retroceso recogiendo el mar. Poco a poco las tumbonas blancas colocadas sobre la arena por los cuidadores, van acaparando su espacio junto al fuerte e incansable oleaje milenario de esta amplia y magnífica playa. Sobre las tumbonas, los toldos multicolores, como bonetes domingueros de niñitas, pintan el paisaje, aquí rojos, allá azules, más allá verdes y morados, así hasta el horizonte del extremo opuesto de la playa. El tenue vientecillo que sopla desde el mar envuelve la costa con una neblina vaporosa de minúsculo y casi imperceptible rocío de sal. Pasa de vez en cuando alguien que deja sus huellas sobre la arena mojada, huellas que se unen a las tantas que han ido y venido. Se van desvaneciendo como se desvanecieron las anteriores y como desparecieron todos aquéllos que vinieron y se fueron desde los principios del tiempo. La marea está muy baja y se dibuja sobre la arena húmeda una ancha avenida que delinea el verdadero alcance del siempre turbulento mar cuando regresa a cubrirla. El agua transparente se confabula con el sol y juntos hacen veloces caleidoscopios de luces que se reflejan en el fondo del mar. Las olas van y vienen. Se derraman extenuadas en la orilla, trayendo algunas tiras de algas, unos delgados pececitos, nerviosos y fugaces, un pequeño cangrejo que surge de entre la espuma y se pierde corriendo sobre la arena, buscando el diminuto agujero que le sirve de casa.

Los viejos cocoteros verdes de largas y mañosas cabelleras, se alzan elegantes, como centinelas cuadrados en atención, formando una alta muralla que separa la playa de la carretera. En lo más alto, unen sus frondosas cabezas verdes y al moverlas la brisa, se convierten en amigas con mucho que contarse porque hace tiempo que no se ven. Ahora se acercan y secretean dos; ahora se separan y parece que se dieran la espalda; ahora una se mece sola, como si escuchara una melodía personal, distinta; ahora los cocoteros parecen todos un coro de voces verdes vibrando en el aire, frotando sus pencas como los grillos sus patas, allá en lo más alto, donde casi nadie mira.

Frente a la playa en el medio del mar yace el Archipiélago de Los Frailes que en la mañana se viste con los colores que el sol naciente quiera enviarle. Hoy puede ser morado, pero mañana podría ser violeta, o lila o quizás naranja. La bruma lo envuelve misteriosamente. Muchas veces lleva por sombrero una gran nube que parece taparle la frente y los ojos.

Unas ligeras y pequeñas lanchas, los gráciles peñeros, que salpican con su colorido toda la Isla de Margarita, se divisan yendo y viniendo por delante del horizonte, entre Playa El Agua y Los Frailes, haciendo su travesía pesquera madrugadora. Se oye muy a lo lejos el runrún de los motores y se ven parados en cubierta a los pescadores, verdaderos expertos en desafiar el movimiento del mar con su fino equilibrio. Van cortando el mar a gran velocidad abriendo un surco que al mismo tiempo se cierra detrás de la lancha. Queda la tenue estela que marca el camino del peñero sobre la mar. Se forman, a cada lado de la proa, un par de abanicos líquidos. Salta la lancha por sobre las olas y, al volver a caer, zapatea como la bailarina española. El pescador sigue allí parado, sólidamente, una figura de plomo, imantada a cubierta, contra el telón azul claro del cielo, que hoy contrasta con el agua verde-azul. Las gaviotas, las tijeritas y los pelícanos también conocidos como “buchones”, comparten el espacio de aire sobre Playa El Agua con los zamuros grises que aterrizan en la arena en un lugar apartado, como si supieran que su presencia no es precisamente bienvenida.

Páginas: 1 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: