¡Auxilio! ¡Están matando el español!

mayo 20, 2010

pretende traducir. En el caso de las traducciones de los programas de televisión, éstas deben seguir de cerca el contexto del guión que se traduce, pero el traductor debe tener presente la riqueza y exactitud de matices que le ofrece el español y no ceñirse a un solo adjetivo que aparezca en un diccionario inglés-español. Como también advierte Martí, no se puede traducir literalmente una palabra sólo por mantenerse fiel al texto original, si su traducción no calza perfectamente con el contexto cultural del idioma destino. Dos grandes transgresoras que atentan contra el español a través de los traductores son las palabras great y nice. Estas palabras, en inglés, desempeñan el papel de “muletas” y se utilizan por costumbre o conveniencia ya que son vagas e inexactas y por lo tanto, muy flexibles y adaptables a cualquier sustantivo. Los traductores escogen “grandioso” para traducir great. Díganme, queridos lectores, ¿ustedes conocen a algún hispano normal que utilice la palabra “grandioso” en su hablar cotidiano? El color de la casa es grandioso. El sabor del ajo es grandioso. El césped se ve grandioso. Pueden ser grandiosos Dios, la creación, la naturaleza, el universo, pero nunca una herramienta, un tenedor o un peine. Podríamos abrirnos a otras posibilidades: great color: color lindo o atractivo, no grandioso; great comb: peine práctico o necesario, no grandioso; big/small fork: tenedor grande o pequeño, no grandioso. En el caso específico de la palabra nice, siento que el daño que hacen los servicios de traducción es imperdonable ya que siempre la aparean con “agradable” no importa que la palabra adjetivada no tenga nada que ver con ser o no “agradable”. En muchos casos esto violenta los conceptos íntimos del significado de la frase que se pretende traducir o la cualidad del sustantivo que se quiere adjetivar: a nice wall se convierte en “pared agradable”; a nice hairdo, en “peinado agradable”; a nice shirt en “camisa agradable”. Mientras la palabra “agradable” evoca en el hispanohablante una preconcebida experiencia sensorial completa, que incluye matices olfativos, táctiles, gustativos, auditivos y visuales con respecto al sustantivo definido, nice por el contrario es una palabra incolora e indiferente, que adquiere su gama de definiciones a partir del sustantivo que describe pero siempre sujeta y limitada a la experiencia particular de cada quien con respecto a lo que pudiera ser “nice”. Por eso, por ejemplo, en el canal Casa Club TV (tv por cable) oímos a las conocidas “divas del hogar” como Martha Stewart, Rachel Ashwell y Katie Brown entre otras, decir disparate tras disparate en un español monótono, enervante y por ende extranjero a nuestros oídos, que no podemos precisar de cual país hispano pudiera proceder: ¡Ah, sí! ¡Es del país del español de las traducciones de la tv! En ese país desconocido se pretende cocinar comida de todos los días con nombres esotéricos como “malvaviscos” en vez de con pastillas de altea o masmelo que son palabras más comunes. Estoy segura que no están al tanto de este problema las encumbradas “divas”, pero de todos modos no tiene justificación. Dicho sea de paso, en mi época, “divas” eran María Callas, Joan Sutherland, Margot Fonteyn o Monserrat Caballé,

Anuncios

Páginas: 1 2 3 4 5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: